lunes, 18 de julio de 2011

Leyendas | Kevin McHale entrenará en Houston

Año 2005. Kevin McHale sustituye a Flip Saunders como entrenador de los Wolves. Pese a que el record de Saunders no es del todo malo (25-26), esperaban más de un equipo que contaba con jugadores de la talla de Garnett, Casell o Latrell Sprewell. 19-12 fue el balance final de un McHale que, pese a todo, decidió no continuar en el cargo. Su próximo destino era la dirección deportiva.

Pasó el tiempo. Habían transcurrido algo más de 3 años a los mandos de la nave. Decisiones como intercambiar a Brandon Roy por Randy Foye a los Blazers o acometer la renovación del equipo a costa de  traspasar a Kevin Garnett a cambio de media plantilla de los Celtics le "avalan" como ejecutivo.

Año 2008. Randy Wittman comienza la temporada como entrenador jefe de los Wolves. Kevin McHale es el principal responsable de esa decisión. Mucha experiencia como asistente y sólo un par de temporadas como entrenador principal de los Cavs entre 1999 y 2001, donde dejó un más que discreto registro de 62-102. Con estas credenciales sentó Mc Hale al ex-jugador de Atlanta, Sacramento e Indiana en el banquillo de los Timberwolves. 42 partidos después, y tras haberle visto perder hasta en 30 ocasiones, McHale decidió que ya estaba bien. Debió pensar que bastante daño había hecho ya en los despachos cuando decidió bajar de nuevo a los banquillos. A sus ordenes, sin embargo, ya no estaban Garnett y compañía, sino un cúmulo de despropósitos que él mismo había diseñado. 20-43 sería su récord hasta finalizar la temporada. No se quejó de la confección de la plantilla. Todo un profesional.

En su presentación con los Rockets
Año 2011 Los Rockets de Adelman se quedan por segundo año consecutivo fuera de Play-off. Pese a todo, el récord es de nuevo positivo, 43 victorias por 39 derrotas. Poco más puede pedirse a un equipo que juega prácticamente todo el año sin su jugador franquicia (Yao) y mejora en una, las victorias del año precedente. Llegados a este punto, la franquicia tejana toma la decisión de prescindir de un entrenador con 945 partidos ganados en la NBA (por 616 derrotas) y darle la responsabilidad de la nave a un tal Kevin McHale (39-55), al que deseamos la mejor de las suertes. La necesitará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada