martes, 26 de octubre de 2010

The 2008 NBA Finals, G1

Tras la agitada noche del miércoles en la que mi hijita flirteaba con la fiebre, el jueves no parecía ser una buena noche para poner el despertador a las 3. Y no lo hice, eran las 2:45 cuando empezó a sonar Dover en mi móvil. Justo los 8 minutos que tarda el termómetro en calibrar el mercurio, ver que no hay ni rastro de fiebre, calentarme un café hecho de la noche anterior y cortar inutilmente un pedazo de bizcocho casero de mamá. Y digo inutilmente porque para qué cortarlo si al final acabas comiéndotelo todo...


Interpretación del himno Norteamericano
Power, botón rojo, dos almohadas en la espalda y un tipo con una guitarra entonando el himno americano con bastante buen gusto. Allí arriba, en lo más alto del Garden, Nicola Loncar insiste en sus comentarios desafortunados contra los CELTICS, parece que acabar 1º de la Regular Season, tiene poco mérito, y empieza el partido. Gasol da primero y ciertamente tengo algunos sentimientos enfrentados por un tio de Sant Boi al que no celebro las canastas pese a estar jugando unas finales de la NBA.

Paul Pierce se retira lesionado
El partido no decepciona, pero cuando veo a Pierce en el suelo,...no sólo desaparece ante mí el partido, también la eliminatoria de un chasquido. Estoy bastante echo polvo y decido con mal criterio cerrar el ojo en el tercer cuarto. Despierto para el último y definitivo y me encuentro a Paul Pierce en cancha y con unos números que me hacen dudar si es el mismo día, el mismo jugador y el mismo sofá. Pero todo coincide, me dormí con la camiseta de Paul y me despierto con ella, y con ella de nuevo las Finales.


*Publicado originalmente para mediasdeblancosaten.blogspot.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada